LA VOCACION DEL HOMBRE A LA VIDA CRISTIANA